¡Hola viajer@! Hoy te llevo a las preciosas playas y calas del Parque Natural de la Sierra Helada (en valenciano la Serra Gelada), una escapada de fin de semana totalmente recomendable!

La Serra Gelada es una formación montañosa costera, acantilada hacia el mar. Su nombre se debe al efecto visual que se genera desde el mar, ya que al reflejarse la luna en los acantilados el efecto es de un bloque de hielo. La Sierra se encuentra compartida entre Benidorm y L’Alfàs del Pi o, mejor dicho, su zona costera L’Albir.

Hay distintas rutas por la zona, de distintas dificultades pero todas garantizan, a pesar de estar al lado de la bulliciosa y fiestera Benidorm, un momento de disfrute en plena naturaleza con paisajes de postal. Para mi la ruta más exigente es la ruta amarilla La Travesía de la Serra Gelada que une Benidorm y L’Albir a través de un camino que cruza el Parque Natural por su cresta al borde de impresionantes acantilados. Se trata de un recorrido lineal de unos 8,5 kilómetros que une la Cruz de Benidorm con el Punto de Información de l’Albir. La ruta se puede hacer en ambos sentidos, o bien hacer el recorrido de ida y vuelta pero hay que tener en cuenta que se trata de una ruta exigente debido a las continuas subidas y bajadas.

Otra ruta preciosa y menos exigente es la Ruta del Faro de L’Albir, un paseo en plena naturaleza mirando a la Bahía de Altea, el Peñón de Ifach, la Serra de Bèrnia y la propia Serra Gelada. La ruta empieza al final de la zona urbanizada de L’Albir, hay un aparcamiento publico gratuito justo donde está el punto de información de acceso a la ruta. Desde esta misma ruta se puede coger la bifurcación para la ruta amarilla La Travesía de la Serra Gelada del que hablo en el párrafo anterior.

El camino nos conduce hasta el extremo de la Punta Bombarda, donde se encuentra el Faro de l’Albir (centro de interpretación del parque natural) y las ruinas de la Torre Bombarda, construida en el siglo XVI. Se trata de un recorrido de ida y vuelta de 5 kilómetros en total muy sencillo y asfaltado apto para carritos, perros y sillas de rueda. Esta ruta se puede hacer también en bicicleta desde las 20.00 horas hasta las 10.00 de la mañana, la verdad es que no descarto volver ahí con la bici y subir para ver el amanecer desde el Faro!

En esta ruta se puede aprovechar y desviarse del camino principal para darse un baño en la preciosa Cala Amerador que se encuentra en una bajada a los pocos metros de empezar la ruta o en la Cala de la Mina, donde se pueden ver también los antiguos restos de una mina de ocre. Gracias al mapa hemos podido ver que hay otra playa, Punta la Pila, ubicada al sur del Faro en dirección Benidorm pero no hemos ido y por el mapa no nos queda claro como se llega y desde dónde se puede bajar.

La ultima ruta es la Ruta de las Torres de les Caletes en Benidorm que va desde el final de la zona urbanizada hasta la Torre de la Punta de les Caletes o Torre de la Punta del Cavall, una construcción defensiva del Siglo XVI. Se trata de un recorrido de unos 4 kilómetros de ida y vuelta, asfaltado y apto para carritos y sillas de rueda. Se puede aparcar el coche al final de la zona urbanizada de Benidorm, nosotros lo dejamos a la altura del Hotel Benikatus (Calle Alcalde Manuel Catalán Chana, 12). 

En esta ruta también se puede aprovechar para hacer estupendos baños en las calas escondidas entre los acantilados. La primera que se encuentra es Cala de l’Almadrava y poco más adelante está la Cala del Tío Ximo, en ambos casos recomiendo bajar a darse un baño y, si te gusta, hacer snorkel. Sin duda el gran atractivo de esta ruta son las vistas hacia la Bahía de Benidorm y los impresionantes acantilados de la Serra Gelada, que se encuentran entre los más altos de Europa.

Espero te hayan gustado estas rutas y, si aún no las conoces, que puedas ir a visitar pronto esta zona de la provincia de Alicante, seguro que te encantará!

¡Hasta la próxima, viajer@!

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.