Si tuviera que decir algo bueno de esta pandemia que ha parado el mundo entero es que nos está permitiendo conocer más y mejor nuestra ciudad y sus alrededores ya que no podemos salir de ella. Así que estamos aprovechando para conocer cada rincón de la Comunidad Valencia y la verdad es que ofrece muchísimo y sus rincones me gustan cada día más!

Esta ves le toca a Elche y sus alrededores.

Elche

Elche ubicada en la comarca del Bajo Vinalopó en la provincia de Alicante es una ciudad que sorprende por su elegancia y por su aire árabe, que le viene de la cantidad de palmeras que alberga.

Sin duda el casco antiguo de la ciudad merece un paseo: la plaza del Ayuntamiento, la Basílica de Santa Maria, el Palacio de Altamira y el Convento de la Merced son imprescindibles así como callejear y cruzar los bonitos puentes de la ciudad, parar a tomar algo en sus bares elegantes y de estilos antiguo y echar una ojeada a sus elegantes tiendas.

Pero lo que me ha impactado más es sin duda su inmenso Palmeral, el más grande de Europa con sus 500 hectáreas y uno de lo más grandes del mundo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el 2000. El Palmeral se extiende dentro del casco urbano de la ciudad y se puede dar un paseo desde los distintos accesos al parque. El jardín más importante del conjunto del Palmeral es el Huerto del Cura, la entrada vale 6 euros. Elche es el único lugar del mundo en el que la elaboración artesanal de la palma blanca persiste.

Desde el Palmeral se puede acceder al cauce del Río Vinalopó dónde en agosto de 1991 tuvo lugar la pintura mural sobre el lecho del río. El carácter serpenteante del cauce del río, y los diseños independientes de las representaciones, hicieron que la obra colectiva y multicultural se denominara Proyecto Víbora. Una intervención pictórica en el espacio público que con sus 1.200 m. de largo por 14 de ancho y el cauce del río en medio figuró en el Libro Guinness de los Records como «Mural más grande del mundo».

Otro de los grandes atractivos de la ciudad es el Misterio de Elche, un drama sacro-lírico religioso que recrea la Dormición, Asunción y Coronación de la Virgen María. Dividida en dos actos o jornadas, la obra se escenifica cada 14 y 15 de agosto en el interior de la Basílica de Santa María. Fue declarado Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por la Unesco en 2001.

Alrededores

Si estás en Elche puedes aprovechar para conocer sus alrededores. Nosotros optamos para hacer una parada en el Santuario de Santa María Magdalena en Novelda, a unos 13 kilómetros de Elche. Se trata una obra muy singular y destacada dentro del modernismo valenciano, que se asemeja ligeramente a la Sagrada Familia de Gaudí en Barcelona. Tiene forma de jarro, simbolizando el jarro que la Santa llevó de bálsamo a Jesús. Merece la pena una parada rápida por la singularidad del edificio aunque el interior no tiene nada interesante para mi.

Desde Novelda nos fuimos al Pantano de Elche, a unos 18 kilómetros de la ciudad. Ojo: cuando pongas el nombre en el gps pon “Explanada del Pantano de Elche” para llegar directamente al aparcamiento sin dar vueltas por caminos secundarios. Desde que dejas el coche hay unos 2 kilómetros de ruta para llegar a la presa y, subiendo por unas escaleras de piedra, se llega al pantano donde hay una pasarela que permite pasear a lo largo del mismo y hasta adentrarse en su cañaveral. La ruta no está muy bien señalizada y hay puntos en los que se cruza por andenes muy estrechos y sin ninguna protección, aún así nos gustó el paseo.

Organizando la visita a Elche y sus alrededores leí que en Crevillente, que se encuentra a unos 15 kilómetros de Elche, hay una tetería árabe, la Tetería Carmen del Campello, una finca de estilo marroquí en la que se puede tomar un té moruno con pasteles típicos de la cocina árabe. Si has leído mi post sobre el viaje a Marruecos sabrás que me encanta la comida marroquí así como su decoración así que no podía perder la ocasión de revivir la atmósfera. Desafortunadamente, a pesar de que en internet pusiera que la tetería estaba abierta, cuando llegamos nos confirmaron unas personas que también habían estado allí esperando que estaba cerrada. ¡Una verdadera pena!

Si aún tienes tiempo y ganas de visitar los alrededores puedes ir al Humedal “El Hondo” un parque natural que, junto con el de las Salinas de Santa Pola, formaba parte de la cuenca hidrográfica del Bajo Vinalopó. Está formado por múltiples lagunas, de las cuales las dos mayores son la de Levante, de 450 hectáreas, y la de Poniente, de 650 hectáreas. En el parque se puede dar un agradable paseo y observar distintas especies de aves. Ojo: cuando pongas el nombre en el gps pon “El Hondo centro de interpretación”.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.